Todos los aparatos que necesitan corriente eléctrica o campos electromagnéticos para funcionar no pueden ser tirados a la basura corriente de residuos domésticos, ni depositarse en la calle. Realizar cualquiera de estas acciones podría llevar a una sanción.

Datos como que solo el 40% de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos  se procesa adecuadamente resulta altamente abrumador, teniendo en cuenta que son considerados residuos peligrosos, por lo tanto contaminantes para el medio ambiente. Estos aparatos contienen sustancias tóxicas como plomo, mercurio o arsénico, entre otras, que requieren un reciclaje con tratamientos específicos. Es imprescindible que sean reciclados por las entidades correspondientes.

¿Como reciclar residuos electrónicos correctamente?

Si vas a cambiar un aparato electrónico por otro, tienes el derecho de llevar el antiguo a la misma tienda donde compres el que lo sustituira para que gestione su traslado a un punto de reciclaje totalmente gratis, incluso los vendedores online están obligados a recogerlos.

En el caso de que desees reciclar aquellos aparatos eléctricos, de no más de 25 cm, que tienes guardados sin saber que hacer con ellos, puedes llevarlos a un establecimiento de productos de ese tipo de más de 400 metros cuadrados y te lo deben recoger gratuitamente.

Pero la mejor manera para saber que todo es reciclado correctamente es llevar el aparato eléctrico al punto limpio más cercano de tu hogar/negocio. Aquí te dejamos un link donde puedes averiguar que punto limpio te queda más cerca.

Antes de tirarlos…

Borra los datos que contengan si se trata de un ordenador, disco duro, móvil o cualquier aparato que pueda contener información delicada. Si quieres quedarte más seguro existen empresas que se dedican a este tipo de tratamientos.

Si todavía funciona a pesar de que ya no te es útil, ¿porque no venderlo?

Asegúrate si entregas el aparato electrónico a un proveedor que este realmente recicle correctamente bajo las normas medioambientales